IMG_3448

Presentación: Revista Marxismo & Revolución Vol.1 Núm.1 2018

 

I

Preguntarnos seriamente por la necesidad de la creación de una revista que tenga por objetivo fundamental servir de plataforma divulgativa para todas aquellas corrientes del pensamiento crítico marxista que se sientan exhortadas, equivale a realizar una somera revisión del estado actual de cosas. Sin embargo, este no será el caso. En efecto, no caeremos en la reproducción de aquel lugar común que tiende a enumerar de forma taxativa los hechos, las contingencias, las coyunturas que sirven de motivación a la realización de este tipo de proyectos, por cuanto consideramos – con Brecht – que la complejidad de la situación es tal, que la simple descripción de la realidad ya apenas dice algo sobre ésta.

            Simplemente señalaremos que el capitalismo – a pesar de no cesar nunca de mostrar los signos de su degeneración – sigue gozando de buena salud, al mismo tiempo que continúa permeando y fagocitando la realidad, configurando un tiempo y un espacio afín a sus imperativos estructurales. Mientras ésta sea la situación, creemos que toda iniciativa que se proponga servir de plataforma y configuración de un espacio de experimentación, debate y resistencia se fundamenta por sí sola.

II

Pues bien, lo que van a ver a lo largo de estas páginas representa la síntesis final de un arduo trabajo que hemos realizado un grupo de investigadores independientes que, desde una perspectiva crítico-práctica, convergemos en la necesidad de aunar las múltiples vertientes de aquello que Bloch denominó como corriente fría del marxismo, esto es, aquellas tendencias que animan el análisis objetivo y preciso de las condiciones realmente existentes, al mismo tiempo que desenmascaran el conjunto de las ideologías que justifican y naturalizan el estado actual de cosas. A su vez, consideramos que estas tentativas de ninguna manera deben agotarse en la mera exposición de los análisis de lo realmente existente, por el contrario, éstos deben converger con las intenciones concretas liberadoras de la historia que interpelan – parafraseando al Marx de la Introducción a la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel – a aquel ser humano esclavizado, humillado, abandonado y despreciable que busca dentro de las latencias de lo objetivo las posibilidades concretas de su emancipación aun no realizada. Sin duda, esto supone un compromiso con la realidad entendida como un proceso dinámico, activo, cuyo final no se encuentra previamente configurado ni definitivamente consumado, y cuya estructura ontológica prioriza el carácter tendencial del ser que busca lo realizado más allá de sí a partir de las múltiples potencialidades que se encuentran inscritas en lo que vulgarmente llamamos las condiciones materiales. Un sujeto que es pensamiento, es decir, actividad infinita que se inmiscuye en lo pétreo – en lo aparentemente acabado – con el objetivo de traspasarlo y, así, exponer su naturaleza viva, plena y abierta al futuro.

Un futuro diferente que, por cierto, se desdibuja progresivamente en la medida que las fuerzas del capital, este sujeto sumamente revolucionario que ha irrumpido en el curso de la historia, reproducen las condiciones que hacen de la realidad efectiva una verdadera danza de máscaras cósicas que confluyen al compás de los imperativos de la acumulación, la explotación y la destrucción. Este mundo de la pseudoconcreción y la pseudophysis que el capital recrea en virtud de su lógica catabólica auto-referencial, y en cuyo teatro sólo valemos en cuanto personificaciones de sus propias categorías, contiene dentro de su seno una contradicción viva, más bien, es él mismo una contradicción viva, por cuanto su producción y reproducción descansan y, a la vez, dependen de lo genuinamente vivo y creador, entiéndase por esto tanto las capacidades espirituales de los productores directos – aquellos que no tienen nada que ver perder salvos sus cadenas – como también las barreras materiales que impone el mundo natural. El capital es la absoluta y abierta fractura de lo que puede ser una de las últimas obras de nuestra agencia sobre el mundo.

III

En fin, este proyecto constituye un puente en proceso de construcción que pretende contribuir al despertar racional de la comprensión de nuestro tiempo y nuestra situación real en el mundo. Su autonomía se explicita tanto en la pluralidad de sus productos, así como también en su naturaleza abierta a las diversas corrientes de pensamiento marxista que pretendan encontrarse en un espacio que tiene como imperativo fundamental la discusión, el debate y el estímulo por la investigación rigurosa, respetando, a su vez, las necesarias diferencias que legítimamente existen entre ellas.

Asimismo, aspira a ser una contribución real a la construcción de una plataforma operativa que se diferencie tanto de aquellas publicaciones académicas tradicionales, así como también de aquellas que sólo representan la divulgación dogmática de estructuras orgánicas anquilosadas que han quedado completamente disociadas del curso de la historia o, peor aún, que han abiertamente capitulado ante el horizonte carente de alternativas reales que han planteado los representantes funcionales de los bloques dominantes.

Ante una situación plagada de incertidumbre e inestabilidad, estamos sumamente convencidos que el rol de los intelectuales no debe limitarse a ser lo que Hegel rotuló como alma bella, esto es, aquella forma de conciencia que se aliena en las entrañas mismas de aquello es el mero señalamiento de una situación de caos moral generalizado y verdadera fragmentación del mundo, ante el cual – y desde las alturas de su inmaculada razón – opta por el ensimismamiento de su propia moralidad incorruptible. Por el contrario, creemos que la función del intelectual crítico debe ser la de encarnar la fractura del mundo, por cuanto él mismo es parte integrante de este laboratorio de salvación en estado de posibilidad que es la realidad efectiva. En otras palabras, se trata de un sujeto político que desmantela las edificaciones ideológicas burguesas performando el lenguaje del desgarramiento – aquel lenguaje espiritual verdadero propio del mundo de la formación – inmiscuyéndose en éstas no para reproducir letanías, sino para constituir el basamento concreto de la síntesis con la práctica social, precisamente en esto consiste su verdadera autodeterminación.

 

Comité Editorial Revista Marxismo & Revolución.

Santiago, noviembre de 2018

Revista Marxismo & Revolución Vol.1 Núm.1 2018

ISSN 2452-4808

Valor: $10.000 (pesos chilenos)

Interesados: editorial@marxismoyrevolucion.org

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *